3.3.3. Cocos y mujeres fatales del imaginario clásico

Profundización

A lo largo de la historia los adultos han recurrido a un buen número de figuras fantasmales para asustar a los niños. Los antiguos tenían a Lamia y las Éstriges, quienes, al igual que su prototipo hebreo Lilith, se comían a los niños crudos y que, junto con Mormo, Empusa y Efialtes, fueron inventados para que los pequeños resultaran menos imprudentes e ingobernables. De todos, sólo Efialtes es un personaje masculino, en tanto que los demás son femeninos.

Junto a estos personajes, la mitología clásica reconoce un buen número de mujeres fatales que, valiéndose de sus encantos femeninos, llevan al héroe a su destrucción. Resulta significativo que en su gran mayoría las figuras femeninas del mito se perciban como una encarnación del mal o resulten fatídicamente nefastas; de hecho, muchas entran en la categoría de auténticos monstruos: Escila, la Esfinge, las Sirenas, las Harpías…

Comparte tu opinión